Catedral de Santa Ana

En pleno centro del barrio de Vegueta, se halla la Catedral de Santa Ana, imponente y flanqueada por sus torres gemelas. Se construyó en 1478 bajo el mandato de los Reyes Católicos tras la conquista de Gran Canaria y fue la primera de las iglesias de Canarias.

Su construcción comenzó en 1500 pero tardó cuatro siglos en terminarse. Tuvo que ser necesaria la intervención de diversos arquitectos y artistas para culminar la obra. Es por ello que si la visitas podrás distinguir tres estilos arquitectónicos básicos: gótico, renacentista y neoclásico.

Es interesante apreciar algunas de las piezas de arte que se encuentran en las capillas de la catedral. Entre ellas, hay algunas del famosísimo escultor religioso José Luján Pérez.

En la parte sur de la catedral se encuentra el Patio de los Naranjos, desde donde podrás acceder al museo Diocesano de arte sacro que expone muchos y valiosos objetos religiosos tales como, pinturas de maestros flamencos e incluso una imponente colección de esculturas españolas reunidas en el decurso de estos cuatro siglos.

La catedral está abierta al público de lunes a viernes de 10:00 horas a 16:30 horas y los sábados, de 10:00 horas a 13:30 horas.

A un paso de la plaza de Santa Ana, detrás de la catedral, se encuentra uno los edificios más hermosos de Las Palmas, la Casa de Colón de visita obligada para el turista.

Muy curiosos son también los perros de hierro fundido que aguardan en la catedral. Asimismo, cabe destacar que es posible que te desoriente un poco el color del edifico de la catedral, pero has de saber que, como muchos edificios canarios, su color se debe al origen volcánico de sus piedras.

Si lo deseas, encontrarás un parking público Saba en la calle León y Castillo, 53, abierto las 24 horas del día. Posee plazas para personas con movilidad reducida y vigilancia constante.