Castillo de Santa Barbara

Elevado sobre el monte Benacantil se encuentra el Castillo de Santa Bárbara que se alza 166 metros por encima del nivel del mar. Desde allí se puede ver la bahía de Alicante y sus alrededores terrestres. No es de extrañar que, en su día, su ubicación estratégica fuese de gran valor militar. Se conoce que la estructura original del castillo data del siglo IX y fue construido por los musulmanes.



El nombre viene dado porque el día de la festividad de Santa Bárbara, 4 de diciembre de 1248, el castillo fue tomado a los árabes por el infante Alfonso de Castilla, futuro rey Alfonso X el Sabio.

El castillo consta de tres espacios esenciales: “La Torreta”, el más elevado, tiene los vestigios más antiguos de toda la fortaleza y unos basamentos de entre los siglos XI y XIII. En este recinto contemplamos, entre otros, el llamado Baluarte de los Ingleses, así como otras dependencias: Parque de Ingenieros, Sala Noble, que fuera hospital, Casa del Gobernador, etc.

El segundo espacio corresponde a las dependencias. En ellas se encuentran el salón Felipe II, antiguo cuerpo de la Tropa frente al amplio patio de armas a cuyas espaldas se hallan las ruinas de la ermita de Santa Bárbara, cuerpo de guardia, baluarte de la Reina, etc...

En el tercer espacio se emplaza el recinto “Revellín del Bon Repós” cuya construcción data del S.XVIII y que a día de hoy se es un aparcamiento de aforo limitado en el que se ubica el monumento al ilustre militar alicantino Félix Berenguer de Marquina.

Cabe destacar que el castillo también acoge el museo de la ciudad de Alicante, de visita indispensable, que se ubica en la zona de calabozos del castillo. Otro atractivo son las ruinas de la ermita de Santa Bárbara.

Si lo deseas, podrás aparcar tu vehículo en uno de los dos parkings Saba, el de la avenida Maisonnave o el de la avenida Salamanca, y te despreocuparás de los horarios ya que ambos están abiertos las 24 horas del día.