Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, más conocido como la Sagrada Familia, es un símbolo de Barcelona y uno de los máximos exponentes del modernismo, aunque al inicio de su construcción el estilo que iba a adquirir era neogótico. Una vez el arquitecto catalán Antonio Gaudí adquirió las obras del proyecto en 1882, no cabía duda que la obra sería modernista.

Dedicada al culto, la Sagrada Familia es el monumento más visitado de todo el territorio español. Su cripta, absis y fachada fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 2005. Pero el proyecto de Gaudí está inacabado y aun hoy en día se trabaja para terminar la magnífica obra, conocida mundialmente.

Una vez terminada, la basílica de la Sagrada Familia estará formada por 18 torres, que se dividirán en partes iguales sobre las tres fachadas que comprende la estructura. La nave central de la basílica se apoya en una tira de columnas que conforman una especie de arboleda que soporta un conjunto de bóvedas de hiperboloides hipertrazados. Tanto la estructura arquitectónica, la fachada modernista como el interior del templo, representan un deleite para la vista y, desde luego, es una visita obligada para cualquiera que visite la ciudad condal.

La iglesia es tan importante para la ciudad que incluso el barrio que la sustenta ha adquirido su mismo nombre: Sagrada Familia, que forma parte de los seis barrios que conforman el Eixample de Barcelona.

El monumento se puede visitar todos los días de la semana. Para dirigirse allí puedes utilizar tu propio vehículo ya que varios de nuestros parkings Saba se encuentra en la zona. Además, nuestros parkings públicos están disponibles las 24 horas del día, para que puedas encontrar aparcamiento siempre que lo necesites.